Cespe, en grave crisis financiera

Martes 12 de Septiembre , 09:00 por Agencias

Suscribete al Boletín

Por: El Vigía

ENSENADA.- La crisis financiera que sufre la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe), y la compra de agua a la planta desalinizadora a partir de diciembre, obligará a que en el 2018 haya un fuerte incremento a las tarifas del agua, advirtió el director de esa paraestatal, Carlos Loyola Peterson.

Explicó que la abrogación de la Ley del Agua agravó los problemas financieros de la Cespe, ya que se contemplaba un incremento del 20 por ciento en las tarifas en este año y la metropolización del servicio en beneficio de la paraestatal.

La cancelación del aumento a las tarifas y también de la metropolización, provocó que la Cespe dejará de recibir más de 213 millones de pesos que se proyectaba serían captados con ambas medidas, indicó el funcionario estatal.

Loyola Peterson evitó dar un porcentaje en torno a cuanto deberán aumentarse las tarifas, pero a lo largo de su participación en la sesión semanal del Grupo Madrugadores de Ensenada, reiteró la necesidad de que los usuarios estén conscientes de que ese ajuste tarifario debe darse y será drástico.

En su exposición hizo énfasis de los graves problemas económicos de la Cespe, que mantiene adeudos con el Issstecali, el SAT y no puede ni siquiera jubilar a los empleados que ya tienen derecho a su pensión.

DEBO NO NIEGO, PAGO NO PUEDO...
Asimismo -dijo- Cespe debe treinta millones de pesos a la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana por la electricidad empleada para bombear el agua del Río Colorado que llega a Ensenada por el flujo inverso.

Además, agregó Loyola Peterson, en abril se pagaron 45 millones de pesos a la empresa que construye la planta desalinizadora, pues así se está convenido en el contrato, y aunque se retrasó la operación para el abasto de agua, las causas no son imputables a la compañía.

Los problemas económicos han generado también el incumplimiento de otros convenios con la Comisión Nacional del Agua, lo que ha tenido diversas repercusiones en la operación de la Cespe, añadió el funcionario.

Indicó que para el 2018 la compra de agua a la desalinizadora será por 145 millones de pesos, a los que se sumará el gasto por la electricidad que se utiliza para traer el agua del Río Colorado, 30 millones de pesos, lo que incrementará el gasto de la paraestatal entre 175 a 180 millones de pesos.

Todo ello sumado a las otras deudas que tiene la paraestatal generaría para el siguiente año un déficit financiero de más de 400 millones de pesos.

Loyola Peterson destacó que gran parte de esta situación se debe a que por razones políticas en los últimos nueve años no hubo ajustes reales a las tarifas del agua.

“Se fue pateando el bote todos esos años, pero ahora ya es un “botezote”, que no puede ser pateado sin quebrarse el pie”, señaló en tono coloquial.

en Twitter, hazte fan en Facebook

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.

Más noticias de Ensenada