Opinión Legal

Opinión Legal

Lic. Oscar Díaz

Suscribete al Boletín

La idiosincracia de la Cleptocracia

23 Noviembre 2016

Por: Lic. Oscar Díaz

Es realmente inaudito lo que ocurre prácticamente en cada entidad del país durante cada sexenio, desde su constitución hasta los años más recientes historias de Gobernadores corruptos y ventajosos inundan las crónicas periodísticas de medios de comunicación domésticos e incluso en ocasiones hasta de medios internacionales, quienes muchas veces vergonzosamente reseñan lo que ocurre al interior de México y retratan nuestra realidad al extranjero.

Desde Baja California hasta Yucatán nunca ha faltado quien acuse a un Gobernador de corrupción, sin embargo aun con las pruebas en la mano en la gran mayoría de las ocasiones no ha sucedido nada en contra de los imputados, son contadísimos los exgobernadores de México que posterior a su mandato han pisado la cárcel como consecuencia de actuaciones irregulares durante su encargo, y cuando ha llegado a pasar casi siempre ha sido por motivos distorsionados que dan la apariencia de haber logrado justicia cuando en realidad han acontecido por conveniencia de otro grupo político y no por justicia hacia el pueblo agraviado. Y ni que decir de los Presidentes de la Republica, quienes constantemente suelen estar involucrados en situaciones de conflicto de interés y en mayúsculos escándalos de corrupción, el más recordado por reciente es el de la casa blanca de Peña, pero antes hubo con cada Presidente muchos otros.

Para muestra unos cuantos botones: los casos de Duarte y de Padres, de Veracruz y de Sonora respectivamente, o los del otro Duarte y de Medina, de Chihuahua y Nuevo León, al igual que el de Borge, el de Yarrington o el de Moreira, unos cuantos ejemplos frescos de la magnitud de los abusos que se cometen por los administradores en jefe de nuestro país y que deja entrever la podredumbre del sistema de partidos y de la clase política.

Gran parte del problema tiene que ver con dos factores, una buena proporción de los servidores públicos en México han ingresado a la política intencionalmente para robar, para aprovechar, para usar, para ordenar, no para servir, o para administrar y liderar, cuál debería ser el caso, a la vez que otra buena parte de los servidores públicos, además de lo anterior no tienen ni idea de lo que es la administración pública ni cuentan con  capacidad de liderazgo. Nuestro destino de nación está atrapado entre los ventajosos y los incompetentes, donde los profesionales y los bien intencionados son tan pocos que apenas se notan pero no hacen la diferencia.

En alguna medida es cierta esa referencia de Peña Nieto esbozada hace algunos meses cuando dijo que la corrupción está en la idiosincrasia de los mexicanos, atrás de nosotros existen varias generaciones de nacionales que aprovecharon esta condición o se acostumbraron a tolerar las cosas, ahora es muy difícil enderezar el árbol retorcido que por tantos años se fomentó o se permitió.

Nuestra sociedad está en constante evolución al igual que nuestras leyes, por lo que cada vez se acotan más las posibilidades de corrupción y se tragan menos los sapos del marketing político, sin embargo aún estamos muy lejos de alcanzar un estado deseable donde la madurez democrática haga su chamba, un país donde existan realmente la  justicia social y la legal, donde se cumpla la Constitución, donde exijamos resultados tangibles tanto en la administración pública como en la administración judicial y dejemos de ser todos parte de una gran simulación. La cleptocracia de México es culpa de los mexicanos, de los de ayer y los de hoy, pero la responsabilidad del cambio es única y exclusivamente de los presentes.

Al margen de que castiguemos a todos los bandidos en el poder, si queremos tener mejores líderes tenemos que esforzarnos por construir mejores ciudadanos.

* El autor es abogado litigante y analista político, titular de la Firma Legal DIAZ GOMEZ ABOGADOS, egresado de la UABC, con Maestría en Derecho Constitucional y con Especialidad en Derecho Civil, Mercantil y Familiar.

firma@diazgomezabogados.com.mx

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.