Comunicólogos de BC

Comunicólogos de BC

Columna

Suscribete al Boletín

La sensual figura del periodismo científico

30 Diciembre 2016
Por: Ricardo Franco Zamora.
 
¿Cómo se puede cautivar a un público que desconoce los trabajos de ciencia e innovación que se realizan en México y/o en el mundo? Seguramente al usar palabras como “sensual” o “figura” en un encabezado pero en realidad, ¿cómo se puede hacer atractivo un tema científico?
 
Lo anterior plantea una serie de cuestionamientos y estrategias que aplicadas correctamente pueden lograr que una audiencia escuche y aprenda con un interés verdaderamente propio.
 
Comparemos por ejemplo al periodismo, en todas sus vertientes, con un semáforo vial. Bajo esa lógica, tenemos que el color rojo, el cual denota alto total en el contexto vial, en términos periodísticos se podría traducir en la nota roja, aquella nota policiaca en donde comúnmente se habla de asesinatos realizados con altos grados de violencia; posteriormente tenemos el color amarillo, precaución, el cual hace referencia al artículo sensacionalista y que se caracteriza por inventar historias carentes de fundamentos objetivos con el fin de vender algún suceso extraordinario (amarillismo); después viene el siga marcado por el color verde, el cual se ocupa de la información relacionada con el medio ambiente y en el mayor de los casos, trata de crear conciencia para un mejor cuidado ambiental.
 
En base a lo anterior, si existiera otro color en el semáforo que pudiera corresponder al periodismo científico, seguramente correspondería al azul pero ¿qué podría significar el azul para un conductor si ya existen el alto, precaución y siga? La pregunta anterior aplica exactamente igual en lo que respecta al lugar que ocupa el periodismo de ciencia dentro de la rama periodística, si ya tenemos periodismo rojo, amarillo y verde (entre otros), ¿por qué necesitamos otro?
 
Hay que recordar que desde la civilización griega hasta el colosal imperio romano, la comunicación de ciencia ha tenido un efecto predominante para el progreso de pueblos tan grandes y poderosos como estos dos; muchos se remontan a la época en la que los grandes filósofos griegos le daban las primeras connotaciones a lo que hoy podemos llamar “Ciencias de la Comunicación”, pero esto no necesariamente significa que esta rama haya iniciado ahí, la Comunicación ha existido siempre, es posiblemente una de las ciencias que ineludiblemente no partió con la intención de convertirse en ciencia, aunque por el conjunto de conocimientos verificables que fueron obtenidos mediante la observación y la experimentación, se optó por la utilización de una metodología adecuada para su objeto de estudio, aunque en el caso de los primeros pobladores de la Tierra, el descubrimiento del fuego por parte (presuntamente) del Homo Erectus, significó una necesidad de comunicar ¿qué era eso resplandeciente y que causaba ardor entre los individuos?, la comunicación necesitaba estar basada en la observación y experimentación de los primeros homínidos para poder explicar este fenómeno.
 
Por lo tanto en el mundo actual, ¿cómo se puede entretener a una audiencia con un tema de índole científico?, lo primero que habría que considerar otorgarle al espectador son razones sociales o algo para que puedan contar a sus amigos o familiares,  es la mejor manera de enganchar al público. La clave consiste en contar una historia que pueda atrapar emocionalmente al auditorio ya que lo puedes relacionar con la vida íntima de los personajes de tu relato.
 
Además el lenguaje audiovisual para el periodismo de ciencia es fundamental ya que por este medio se puede desarrollar un entretenimiento elegante que llama la atención de las personas, el peso de la información recae en la imagen en un 75 a 80 por ciento.
 
Por lo tanto, es necesario equilibrar una buena redacción con un buen contenido audiovisual, el resto responderá a la narración y al ambiente. La atención dura solo un minuto y medio desde que inicia un reportaje por lo que se debe explotar la emoción. Es bien sabido que la televisión necesita de movimiento constante. Las sociedades actuales, los mundos globalizados y las brechas digitales infieren directamente con las conductas sociales que se viven en estos tiempos modernos. 
 
La ciencia puede ser divertida, apasionante y rigurosa, todo depende del científico y del encargado en llevar a cabo la difusión de la ciencia. No solamente el lector es el culpable de no mostrar interés en un tema de esta índole, también el científico debe de contar con un lenguaje accesible, conciso y mucho menos técnico para poder penetrar con mayor magnitud en el espectador, cosa que no es nada fácil de lograr.
En la realidad del trabajo científico es fundamental contar el proceso, no solo el resultado. Los resultados son espectaculares pero se necesita un acercamiento intelectual y más poderoso, ya que la esencia del periodismo consiste en contar historias, no solamente reproducir lo que a uno le dicen. Hay que volver interesante lo que es importante y no volver importante lo que solamente es interesante.
 
* Ricardo Franco Zamora es Miembro activo del Colegio de Comunicólogos de Baja California (ColcomBC)
ricardo.francoza@gmail.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.